Vídeos Recomendados

Tres maneras en las que el diseño genera felicidad

La mayoría de las cosas que hacemos en nuestro día a día están guiadas por el subconsciente. El comportamiento automático, el de habilidades, es inconsciente. Sin embargo, existe el denominado diseño conductual, cuya base es sentir que uno tiene el control.

La idea es sencilla: al ser humano le atrae el poder, le gusta tener el control absoluto del entorno y conocer lo que siente. El diseño que consigue transmitir esa capacidad de control, genera en el usuario un estado de felicidad, y es por tanto el elegido.

Lo mismo sucede con la comunicación. La cognición es la forma en la que entendemos el mundo, y las emociones transmiten la manera de interpretarlo. Pues bien, cuando un objeto comunica, consigue emocionar y transmitir. Y de nuevo, la felicidad aumenta.